La palabra sostenibilidad se utiliza a diario en las empresas de todas las industrias, y la moda no ha sido ajena a esta tendencia o cambio de filosofía, aún no estamos seguros de qué va esto. Sin embargo la pregunta que nos ronda es: ¿qué es la moda sostenible? Simple, es un cambio en la forma de producir y consumir productos, por procesos limpios. éticos y transparentes con el medio ambiente y las personas. Pero, ¿es posible vestirnos sin contaminar? Nos venden el cuero vegano como alternativa, exaltan las fibras naturales porque son perfectas para el medio ambiente, pero quedan ciertas dudas, ¿es cierto todo lo que dicen? ¿Qué precio tienen? ¿Por qué tan "caro"? Bueno, aquí te cuento un poco más acerca de algunas dudas que te atormentan con respecto al tema de moda sostenible y los mitos más sonados.


Empezamos con nuestro primer mito:

  • El cuero vegano es la solución a la problemática ambiental

¿Falso o verdadero?

"Matamos 290 millones de vacas al año para cubrir nuestras necesidades actuales y esta cifra podría duplicarse en la próxima década" - Lucy Siegle, periodista y escritora especializada en asuntos medioambientales.

Desde hace décadas, el uso del cuero natural ha sido criticado por los defensores de los animales, puesto que los somete a procesos dolorosos antes de la muerte. Además de esto, para obtener el cuero se utilizan químicos que perjudican no sólo a los diferentes ecosistemas, sino a las diversas especies que habitamos en ellos.

Lo primero que debemos aclarar y que hace este mito falso, es que el cuero vegano NO existe. Podemos hablar de cuero vegetal, animal y sintético, pero no de una filosofía de vida reducida a un material, la palabra vegano más allá de un solo material y contempla diversas acciones que deben tenerse en cuenta. ¿Por qué digo que no existe ? Porque el veganismo es un movimiento que se basa no solamente en el respeto hacia los animales. Este movimiento abarca también toda la parte ética, ambiental, sanitaria y humana de los diversos procesos que se llevan a cabo en la cadena de aprovisionamiento y de producción de un producto y en la forma de vida que deciden llevar quien/quienes hacen parte de esta alternativa.

Una de las soluciones que ha implementado la industria es la utilización de cuero sintético que se produce con policloruro de vinilo (PVC) o poliuretano (PU), derivados del petróleo. Con esta opción no hay un maltrato animal, pero claramente, su impacto ambiental es bastante alto, debido a los tóxicos y partículas plásticas que emplea, no se biodegradan y además no pueden trabajarse bajo un modelo de economía circular. Es por ello, que el famoso "cuero vegano" en realidad no existe, su nombre es cuero sintético.

Con lo anterior no quiero decir que estoy de acuerdo con la muerte y el sufrimiento de los animales para uso de textiles, pero sí que un cuero sintético no es la solución a la problemática ambiental. La buena noticia, es que la oferta de textiles innovadores, crece cada día, y hoy ya podemos encontrar nuevas alternativas como el cuero vegetal, hecho a partir de diferentes materiales naturales como el corcho, madera, piña, manzana, la cáscara de coco, la soja, entre otros…

Cada día son más las empresas que se preocupan por el tema ambiental y experimentan con diversos materiales con el fin de encontrar una solución a la contaminación y a la muerte de los animales. Evea Eco Fashion, por ejemplo, es una marca peruana que trabaja con caucho silvestre como alternativa al cuero animal. Sus valores se fundan en el amor por la naturaleza y el espíritu de lucha para transformar el mundo.


Nuestro siguiente mito:

  • Las fibras naturales no contaminan

¿Falso o verdadero?

"Las fibras naturales no son necesariamente responsables con el medio ambiente" (Traducción propia). Una camisa de algodón utiliza al menos 100 gramos de pesticidas, increíble, ¿no? De hecho, el uso de pesticidas y químicos, además de destruir el medio ambiente, provoca la muerte de 200.000 agricultores por año. Y esto no es todo, para que esta camisa no se arrugue tanto, o simplemente no se arrugue, es tratada con resinas sintéticas. Si es antimanchas, fue tratada con resinas fluorescentes. Por cada propiedad adicional hay químicos de gran repercusión involucrados en su fabricación, que afectan directamente los ecosistemas naturales y nuestra salud. Por ende, las fibras naturales que utilizamos pierden su valor en el proceso de fabricación o incluso desde el cultivo.

Por más que nos vendan prendas que dicen ser 100% algodón natural, realmente no conocemos nada del cultivo en sí, y lo mismo pasa con otras fibras como el lino, cáñamo y bambú, que para lograr su rentabilidad, son cultivadas con químicos y sustancias altamente tóxicas para la tierra y la salud humana.

Tomemos la viscosa por ejemplo, generalmente es presentada como ecológica, sin embargo, gracias al informe "Moda Sucia" realizado por la organización europea Changing Markets Foundation en colaboración con Ecologistas en Acción, Ethical Consumer y Walhi Jawa Barat, se ha descubierto el impacto negativo que tiene este material debido al empleo de químicos tóxicos durante su fabricación en Asia. De ahí la importancia de estar siempre informados.

Las marcas nos venden hoy cientos de productos responsables con el medio ambiente, pero la verdad, es que desconocen la trazabilidad de sus proveedores, dificultando la transparencia en su cadena productiva.

Para quienes están interesados, el cultivo de algodón orgánico ya existe en Colombia en la región del Tolima. Todo esto comenzó gracias a la compañía Siesta, que se ha dedicado a la fabricación de hamacas en el país desde el 2008. Este tipo de algodón, libre de pesticidas, también podemos encontrarlo en otras partes de América Latina como Perú, Brasil, Paraguay y Nicaragua.


Vamos con un mito más:

  • La ropa sostenible es más cara

¿Falso o verdadero?

Si se tiene de un lado una camisa de 5€ y del otro una camisa de 30€ muy seguramente se dirá que la más barata es aquella de 5€. Y es cierto si lo único que se analiza es el precio al momento de la compra.

Pero debemos ir más allá cuando compramos, debemos aprender a comprar. En esta línea de ideas, ¿qué es más caro? ¿comprar una camisa de 5€ cada mes o cada dos meses porque se ha dañado, o conservar una camisa de calidad durante todo el año e incluso guardarla por más tiempo? Si se analiza de esta manera, al final la ropa sostenible no es más cara, tiene un costo más alto por los valores que tiene, pero a largo plazo, resulta ser una compra inteligente.

Realmente te parece justo sacrificar el trabajo de tus semejantes y la calidad del medio ambiente en el que vives solo por gastar menos dinero a lo largo del año? Cuando se habla del valor de un producto no sólo hay que tener en cuenta su precio final, sino ir más allá y tener en cuenta su impacto ambiental, social y cultural.

Cara es la vida de aquellos que no ganan el mínimo para sobrevivir, cara puede ser la calidad de vida que estamos teniendo por los niveles de contaminación ambiental. Además, hay que ser más analíticos, más inteligentes, más críticos y tener las cuentas claras en la cabeza, no se puede seguir diciendo que 5€ es más caro que 30€ si al final del año son 60€ perdidos o 30€ aún bien conservados.


Nuestro último mito:

  • La moda es la Segunda industria más contaminante del planeta

¿Falso o verdadero?

Vayamos más allá de la economía. ¿Conoces la historia detrás de tus prendas? ¿No? A continuación te voy a contar un poco acerca del impacto socio-ambiental que tiene la industria de la moda hoy en día, explicándote al mismo tiempo porque ésta NO ES, como muchos creen, "la segunda industria más contaminante del planeta".

  • Si bien es cierto que la industria de la moda es una de las más contaminantes debido a que produce el 4.3% de la emisión de dióxido de carbono, según el Pulse of the Fashion Industry Report 2017, está no figura ni siquiera entre las cinco primeras más contaminantes del planeta en este ámbito (agricultura 19%, transporte terrestre 10.5%, energía y gas para edificios residenciales 10.2%, turismo 8%, aceite y producción de gas 6.4%).
  • Ahora, aunque quizá sí puede afirmarse que esta industria es la segunda que más contamina el agua en China, no significa que sea la segunda más contaminante de todos los países.
  • La industria de la moda posee el 4% de participación en la producción de basura.
  • Tristemente, esta industria sí es la segunda con mayor impacto en la cantidad de plástico que genera y que va a los océanos debido a todo los materiales utilizados antes, durante y después del proceso de fabricación.
  • En cuanto al bajo precio de las prendas, éste se da porque las personas que participaron en la fabricación de las mismas no están recibiendo un pago justo. Probablemente están siendo explotadas y están trabajando en condiciones laborales indignas. Y aclaro, esto puede suceder en cualquier país, no solamente en China o en Bangladesh, de la misma manera que en estos países se pueden realizar productos de manera responsable (People Tree, Lidia May).

Para una marca no es fácil ser sostenible, pero puedes medir su implicación o su motivación en el tema con respecto a sus valores éticos y morales, sus acciones y su transparencia.

...

*Estefanía es diseñadora de moda egresada de la Escuela de Diseño y Mercadeo de Moda Arturo Tejada Cano; cursa una maestría en Diseño de moda, focalizada en marketing y comunicación y ha trabajado para marcas como Atelier Baltus y Maud Rokha.