Geraldine realizando proceso de teñido con té negro. Foto de Anna Meyer


Tintes naturales, la unión entre la moda y la naturaleza como alquimia

El color es una fuente de energía que alimenta las emociones y tiene conexiones personales, cada uno tiene una connotación dependiendo de la cultura y las percepciones visuales que varían según el contexto. En el lenguaje del vestir identifican inclusive a una comunidad específica, aunque actualmente se asocia a las tendencias en la industria y las propuestas de color como lo hace Pantone.

La historia de los tintes viene de comunidades ancestrales como un proceso de identidad cultural para denotar rangos, razas y territorios, y a través de las fibras naturales se ha logrado aprovechar el pigmento que se obtiene de plantas, residuos, vegetales, frutas e incluso algunos insectos.

Desde la implementación de los tintes industriales en el siglo XIX y los niveles de contaminación generados debido a las sustancias tóxicas empleadas para lograr la fijación y permanencia de los pigmentos, se inició una lucha en la industria por contrarrestar la contaminación derivada de este proceso y volver a técnicas ancestrales, responsables y naturales.

Para entender más sobre el teñido natural y como va recobrando fuerza en la industria de moda a pesar de la industrialización que vivimos, decidimos conversar con Geraldine Diosa diseñadora textil colombiana, quien en el teñido natural encontró su pasión y mantra para el día a día

Geraldine gracias por aceptar esta invitación.

1. Cuando hablamos de teñido natural, nos remitimos a procesos antiguos y tal vez complejos, por eso me gustaría pedirte que nos cuentes un poco sobre ti y cómo surge este interés por los tintes, la naturaleza y la moda.

Geraldine: Gracias por invitarme. Estudié Diseño textil y producción de modas, llegué a los tintes en 2013 durante un proyecto universitario comenzando con una blusa teñida con café; para el 2014 hice parte de un proyecto de investigación para extraer la fibra de hoja de piña de la planta, que en la industria es concebido como un desperdicio y durante 3 años estuve trabajando en este proyecto, desde la extracción de las hojas hasta la fabricación de la tela, el teñido de la tela y el acabado de la misma a través de técnicas artesanales. Soy la creadora de la marca de bolsos Congo y durante el 2019 trabajé para una marca antioqueña realizando procesos de teñido natural y eso me permitió empezar a crear mi propio portafolio de procesos de teñido y estampación textil a partir de productos naturales.


2. ¿Qué significa para ti trabajar con tintes naturales?

Geraldine: Al inicio pensaba que era una forma de hacer algo diferente en la industria, pero hace un años tuve la oportunidad de trabajar con comunidades indígenas y entendí la conexión cultural con la naturaleza y lo que representa sumergirse en este gran universo de colores, plantas y procesos. Trabajar con tintes naturales significa tomar de la naturaleza las bondades que ella ofrece, las plantas tintóreas en su mayoría son medicinales, es hacer una alquimia con respeto al medio ambiente. Algunas comunidades indígenas como los Mayas por ejemplo, teñían la ropa para sentir la naturaleza, agregándole un valor más allá del vestir.

Para mí también es un proceso de sanación, una meditación activa, es algo que mientras lo hago me ayuda a analizar mi ser y a controlar la ansiedad que generan ciertas situaciones, como la que estamos viviendo actualmente producto del covid-19.


3. ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de trabajar con tintes naturales?

Geraldine: La principal ventaja es que el cuerpo absorbe los beneficios y cualidades de las hierbas y plantas, es una relación personal donde a través de las prendas, transpiras las bondades medicinales directamente al cuerpo. La menta, la cúrcuma, la manzanilla y el jengibre por ejemplo tienen beneficios especiales para la piel.

Por otro lado, las prendas se pueden teñir varias veces para cambiar o avivar su color, y con esto logramos que la duración de las fibras sea mayor, ya que necesita menos procesos y al usar materia prima natural la contaminación del agua se reduce en un buen porcentaje.

Otro dato interesante es que para lograr los teñidos se puede usar agua lluvia, que luego del mordentado es útil para limpiar pisos. Además las prendas son compostables debido a que los tintes naturales ayudan en este proceso.

Las desventajas están enfocadas en la percepción y la concepción del cuidado de las prendas, los consumidores están acostumbrados a la durabilidad del color. Por ejemplo, las prendas vintage mantienen su color con el pasar de los años y no requiere cuidados específicos en temas de lavado, contrario a lo que ocurre en los procesos de teñido natural.

Este proceso ancestral está muy devaluado y en gran medida porque las marcas no están dispuestas a pagar por esto, pero sí lo ven como una oportunidad para mostrarse como sostenibles. Creo que la educación del mercado es vital para perpetuar estas prácticas.


4. ¿Cómo es un proceso de teñido básico con tintes naturales y lavado de las prendas?

Geraldine: Lo primordial es conocer la tela, ver si está cruda o engomada, esta tiene que estar libre de cualquier engome o cera. En la industria hay dos tipos de color que se pueden usar: blanco para teñir (BPT) similar a un tono marfil muy claro y el blanco óptico que tiene un proceso para lograr un color azuloso; al tener ese químico el color aplicado toma otra tonalidad, comparado con el otro tipo de fibra.

Luego sigue el mordentado, este proceso permite que el tinte se añada a la fibra y se logra usando sales minerales como el alumbre. Después de esto, estamos listos para el baño tintóreo, ya sea con tallos, flores, cortezas, plantas, frutos o semillas. Si quieres lograr un solo color se realiza bajo un proceso de inmersión, se enjuaga y se extiende a la sombra; esto debido a que algunos colores tienen poca resistencia al sol y se pueden decolorar rápidamente o variar la tonalidad.

Para el lavado y mantenimiento de la pieza recomiendo usar un jabón neutro o natural para no cambiar el PH de la prenda ya que puede generar una variación en el color. Una prenda tan sólo necesita un 1% de jabón para lavarse, mantener el color y no dañar las fibras, yo recomiendo dejar en remojo y luego refregar. Finalmente pueden agregar una mezcla de vinagre con bicarbonato y aceite de lavanda como suavizante natural para las prendas luego del lavado.


5. ¿Es posible almacenar los tintes, hay algún procedimiento para solidificar o se puede reutilizar el tinte del proceso anterior?

Geraldine: El agua utilizada en la inmersión es reutilizable para otros teñidos, sólo necesitas agregarle más pigmentos; también puedes convertirlo en pigmento en polvo mediante un proceso de decantación, luego del filtrado el agua queda con un PH balanceado para ser reutilizada. Este pigmento se puede usar en fibras protéicas o provenientes de animales, o también aprovecharla como acuarela y estampación en papel.


....

En el siguiente artículo encontrarás la segunda parte de esta maravillosa entrevista o puedes dar click aquí