En el artículo anterior hablamos sobre qué es una certificación ambiental y cuáles son las más reconocidas a nivel global en temas de protección al medio ambiente. Abordamos sus generalidades y cómo se obtienen dentro de los diversos mercados que hoy las expiden y exigen para validar las buenas prácticas que tienen las empresas en los distintos sectores de trabajo.

En esta segunda parte de este artículo, nos centraremos en las ventajas y desventajas que implica tener procesos, materiales o empresas certificadas y cuáles son los retos para las micro empresas.


Ventajas y Desventajas

Cualquier certificación ambiental que imponga procedimientos y sistemas de gestión ambiental ofrece una serie de ventajas a las empresas:

  • Diferenciación de su competencia: obtener una certificación te puede dar acceso a mercados que exigen como requisito de admisión el cumplimiento de determinados estándares ambientales, así mismo se puede lograr un posicionamiento superior en el mercado respecto al de tu competencia, ya que el certificado sirve como prueba fehaciente del compromiso con el medio ambiente.
  • Mejoras evidentes para usuarios y clientes: una certificación mejora considerablemente la eficiencia en la gestión de procedimientos ambientales que se ve plasmado en la generación de recursos y en la mejora del planeta.
  • Incremento en la rentabilidad: si bien implementar un sistema para obtener una certificación implica una inversión inicial fuerte, a medio-largo plazo traerá un ahorro importante y una reducción de costes fijos y variables que se verá reflejado en el uso eficiente de materias primas, productos, energía, manejo de residuos y en algunos casos pueden conseguir beneficios fiscales.
  • Motivación: no hay que dejar de lado que seguramente conseguir una certificación ambiental aumente la motivación en empleados, socios y colaboradores ya que en la mayoría de los procedimientos para su obtención los empleados deben estar involucrados, lo que implica que recibirán formación que además les generará una conciencia ambiental.
  • Impacto positivo en la imagen pública de la empresa: la certificación ambiental es un instrumento más que las empresas pueden usar como herramienta de comunicación para su mercado, clientes, socios, inversionistas y prensa, que sin duda crea una buena impresión.
  • Cumplimiento de sus políticas de responsabilidad social corporativa: esto significa que si como empresa has implementado normativa interna en pro de prácticas más sostenibles, la certificación ambiental es una señal de que las políticas no solo están en papel sino que de hecho se están cumpliendo, por lo tanto, la confianza en el empresa crece y en conclusión su imagen mejora.
  • Evita que caigas en el greenwashing: es decir, presentar tus productos como sostenibles, ecológicos o amigables con el medio ambiente sin serlo realmente. Aprende sobre greenwashing aquí.
  • Protección y cuidado del medioambiente: su objetivo primordial será lograr el control en el impacto de las operaciones de la empresa sobre el medio ambiente.

Si bien existen varias ventajas cuando se obtienen certificaciones ambientales hay que estar atentos a los posibles efectos negativos y desventajas que podrían acarrear, especialmente si eres una empresa pequeña:

  • Procedimientos costosos: dependiendo del tipo de certificación los procedimientos de obtención pueden resultar costosos. Debemos tomar en cuenta que no solo se paga por la certificación, sino que también hay que pagarle a la entidad de gestión que llevó a cabo todos los trámites de obtención, de acuerdo con esto, es recomendable analizar si vale la pena invertir.
  • Vigencia: las certificaciones tienen un periodo de tiempo limitado, muchas ofrecen facilidades para renovarlas, pero seguramente tendrás que pasar por un proceso similar para su nueva obtención, lo que implica pagar tanto a la entidad gestora como al organismo certificador.
  • Usar una certificación ambiental como estrategia de marketing podría ser contraproducente: ya que podrías generar dudas entre clientes y consumidores de que la intención de obtener una certificación es más por la publicidad que por el hecho de que realmente te preocupas por el medio ambiente. Algo que se debería entender como una prioridad para las empresas.
  • Miden intención más que resultados: por lo general, tener una certificación implica que desarrollaste en tu empresa un procedimiento o sistema de gestión ambiental que va a acorde con las pautas establecidas por una organización. Esto significa que no se revisa el resultado de esa implementación, sino el hecho de que lo hayas desarrollado en tu empresa.
  • Elegir una certificación puede llegar a ser un trabajo complicado: debido a la complejidad y a las métricas de varias certificaciones es casi seguro que necesites la ayuda de una empresa que se dedique a esto para poder elegir la correcta. Recuerda que debes elegir la certificación que haga más sentido con el tipo de negocio que tienes, revisar las certificaciones que tienen tus competidores e identificar a qué dan prioridad tus clientes.
  • Son otorgadas por entidades de certificación: como lo mencioné antes, las certificaciones no las otorgan las mismas ONGs u organismos internacionales, sino que quien se encarga de otorgarlas es una entidad certificadora.

En muchos casos es una buena medida porque se asegura la independencia de la entidad, pero también es cierto que da a pie a que surjan muchas entidades “certificadoras” que no cumplan con lo que dicen, por eso es importante que evalúes dos cosas:

  • Los mismos organismos evaluadores recomiendan entidades certificadoras para ello, generalmente en su sitio web hay un apartado donde puedes buscar por país qué entidades trabajan con ellos.
  • La legislación válida en tu país, revisa si las entidades de certificación deben pertenecer a una dependencia o pasar algún tipo de verificación regional. Por ejemplo en España las entidades de certificación deben estar acreditadas por el Organismo Nacional de Acreditación europeo; en Perú el Instituto Nacional de Calidad es la única institución que tiene la autoridad para acreditar a las entidades certificadoras y en Colombia existe la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales que emite certificaciones propias en concordancia con la normativa del país.

En el entorno empresarial de hoy, decir que eres "ecológico" o “sostenible” ya no es suficiente. Las certificaciones ambientales están destinadas a demostrar que tu compromiso con el medio ambiente cumple con estándares reconocidos y si bien son una inversión, vale la pena pagar por aquellas que se alinean con los valores de tu empresa y de tus clientes.

Si quieres profundizar en certificaciones exclusivas para el sector moda, te recomiendo que entres aquí.