Imagen: Marca Patagonia

La revolución industrial fue el inicio de nuevos procesos de producción en el mundo. Abandonamos las pequeñas producciones caseras y nos mudamos a un sistema industrial en volúmen. Innovaciones como el uso de las máquinas a vapor y luego la electricidad ayudaron al rápido desarrollo industrial y con el paso de los años, conceptos como la cadena de suministros y la logística inversa, han sido introducidos y estudiados con detalle, dando como resultado la creación de nuevas prácticas, para mejorar procesos productivos de forma eficiente y apostarle a la sostenibilidad.

Según el Council of Logistics Management (CLM) la logística en sí, es la parte que se encarga del manejo y control eficiente del flujo de productos y servicios en una cadena de suministros. Comúnmente, se ha manejado como un sistema lineal que parte de la toma de insumos, pasando por la distribución del producto terminado hasta el cliente final. Este proceso que ha funcionado por años desde la revolución industrial, involucra la producción de altos niveles de desperdicios y daños al medio ambiente y es por ello que en 1987 se estableció el concepto de logística sostenible que según el reporte Brundtland, es realizar el mismo proceso pero de manera sostenible tomando en consideración los factores sociales, financieros y ambientales.

El término logística inversa es relativamente nuevo y como su nombre lo indica funciona a la inversa. Se define como el sistema operativo a través del cual, los productos van desde el consumidor final hasta la empresa (ya sea productor o vendedor), para realizar un aprovechamiento de materiales, disponer correctamente de los residuos, generar nuevas dinámicas mercantiles y/o crear nuevos productos a partir de esa materia prima. Este tipo de logística se enfoca en la devolución como herramienta de creación de otros procesos como el reciclaje, la reventa, la recuperación de productos y otras acciones con el objetivo de darles valor y evitar que terminen en vertederos.

Las primeras aplicaciones de la logística inversa estuvieron enfocadas en mejorar la experiencia del cliente y acomodarse a sus necesidades. Todo giraba entorno a facilitar el retorno de mercancía del consumidor final a la industria productora que se trasladó en una ventaja competitiva para las empresas. Eventualmente, dichas modalidades también fueron aplicadas no sólo en la relación entre cliente final y productor sino entre productor, proveedores y todos aquellos involucrados en la cadena de suministros.

Otra evolución interesante de la logística inversa fue ampliar las opciones de retorno. Inicialmente, el cliente regresaba el producto completo y la empresa se encargaba de buscar acciones para su aprovechamiento, reduciendo el desperdicio. Con el tiempo, no sólo fue posible retornar un producto sino partes del mismo. Consecuentemente, fue necesario la implementación de nuevas prácticas innovadoras para aprovechar cada parte del producto.

Los nuevos métodos de recuperación, reciclaje, transformación, regeneración y reutilización de productos y materiales que vemos actualmente son consecuencia de la evolución de la logística inversa. Es importante destacar que muchas de las prácticas no serían posibles sin la colaboración entre diferentes sectores.

Como ejemplo podemos mencionar el reciclaje químico de textiles, los cuales son desintegrados en una mezcla química creando filamentos para nuevos tejidos. Probablemente, un proceso como éste no pueda ser realizado por una empresa enfocada en producción de indumentaria, por lo cual sería necesario una colaboración con una empresa del sector químico que pueden asegurar la implementación exitosa. Con la colaboración, ambas empresas se pueden beneficiar; la productora logra implementar una nueva práctica de reciclaje y la empresa química logra ampliar los servicios que ofrece y obtener una ganancia extra. La logística inversa sin duda tiene más éxito cuando viene de la mano de una buena red de aliados y colaboradores.

Inicialmente, las prácticas de logística inversa se enfocaban únicamente en mejorar los procesos productivos para el beneficio de las empresas y de los clientes, pero recientemente hemos observado otro objetivo: reducir desperdicios y evitar el impacto negativo en el medio ambiente.


Entre los beneficios de la logística inversa podemos destacar:

  • Reducción de costos: al minimizar la extracción de nuevas materias primas.
  • Doble ganancia: al reutilizar productos y extender su vida útil, le damos una segunda vida y eso puede significar una doble ganancia económica.
  • Conservación del medio ambiente: al reducir y reutilizar los desechos generados en los procesos de post consumo, disminuimos la huella de carbono y reducimos las emisiones de CO2. A su vez, conservamos los recursos naturales existentes y no los agotamos aceleradamente.

La logística inversa también propone algunos desafíos e inconvenientes al involucrar la implementación de procesos que suelen ser complejos y retadores.

  • Aumento de personal y horas extras: la aplicación de nuevas prácticas dentro de la empresa que no han sido utilizadas con anterioridad, puede significar un aumento en las horas extras y hasta la necesidad de contratar personal sin saber con seguridad si van a tener un resultado positivo.
  • Altos costos: la devolución de materiales y productos implica la creación de un nuevo proceso que involucra mayor personal y muchas veces el costo no termina siendo rentable para la empresa.
  • Sincronía y trabajo en equipo: todos los departamentos de una empresa deben trabajar en armonía y de forma sincronizada. Esto requiere práctica y tiempo para observar resultados positivos.

La logística inversa se ha convertido en un aliado para la moda sostenible. La creatividad de sus protagonistas no tiene límites y se encuentran constantemente en una búsqueda incansable por encontrar nuevas formas de mejorar e innovar los procesos sostenibles dentro de la industria de la moda. Diferentes programas de retorno de materiales y mercancía son populares entre las marcas, las cuales luego de recibir el producto, realizan prácticas innovadoras para mantener la circularidad de su cadena de suministro, reduciendo los desperdicios y dando nueva vida a materiales y productos que aún no han culminado su ciclo.


SOLUCIONES Y ACCIONES LOGRADAS DESDE LA LOGÍSTICA INVERSA

Patagonia, marca pionera en moda sostenible, utiliza la logística inversa para facilitar el retorno de artículos usados por sus clientes, ofreciéndoles diferentes formas e incentivos para evitar que sean desechados. Ya con los artículos en mano, Patagonia realiza una serie de prácticas de reparación, reutilización y reventa para dar una segunda vida a sus productos.

Con la creación de Worn Wear, Patagonia re vende las prendas recicladas que reciben de sus clientes a través de su re-commerce, luego de ser inspeccionadas, lavadas y reparadas, buscando darles una segunda vida, alargando su uso y evitando que terminen en vertederos.

Otras marcas también han aplicado los programas de retorno y reventa, pero con la ayuda de aliados comerciales, desarrollando colaboraciones exitosas, como Stella McCartney y la tienda online TheRealReal, los cuales buscan dar una nueva vida a los artículos de lujo a través de la consignación y evitar que sean desechados antes de cumplir su ciclo.

For Days es una marca que vende prendas básicas orgánicas diseñadas para ser upcycled y evitar que sean desechadas. Ellos aplican el “closed loop” (bucle cerrado) que consiste en que reciben todas las prendas, realizan un proceso de upcycling beneficiando a los clientes con descuentos en nuevos artículos, y además se convierten en una marca zero waste (cero desperdicio). Con esto incentivan a sus clientes a regresar los productos que no quieren seguir utilizando y cubriendo los gastos de envío. Quisiera destacar que tienen una lista de espera de 16.000 personas esperando poder adquirir su primer artículo. El ejemplo perfecto, de que la moda sostenible tiene un gran potencial. Increíble, ¿no?.

Happy Returns es una compañía de logística inversa que nació de la necesidad de facilitar el proceso de retorno de mercancía. Con más de 700 puntos en Estados Unidos, los clientes pueden llevar sus artículos sin necesidad de cajas o paquetes, realizan su devolución recibiendo un desembolso o crédito en la tienda. Es un proceso rápido y seguro soportado tecnológicamente con códigos QR. Los beneficios son la reducción de costos, aumento de la fidelización de clientes y el impacto positivo sobre el medio ambiente, ya que sus paquetes son reutilizables, envían a granel y tienen procesos certificados como eco-friendly.

La logística inversa es una práctica en auge utilizada frecuentemente en la industria de la moda sostenible aunque no es fácil de aplicar y requiere de un alto nivel de compromiso para superar los retos. Es importante destacar que muchos de los objetivos de logística inversa serían imposibles de lograr sin las colaboraciones. Cada uno de los casos de éxito son fruto de alianzas, de una red que busca partners estratégicos con los mismos intereses sostenibles y sin olvidar el objetivo principal de cuidar nuestro planeta.