La aceleración de la revolución digital está modificando patrones de consumo y de producción en todo el mundo y las nuevas demandas globales vinculadas a los Objetivos de Desarrollo Sostenible y agenda 2030 para el desarrollo Sostenible presentan nuevos desafíos y oportunidades para América Latina, en el que las nuevas empresas se puedan adaptar a un desarrollo más justo y sostenible. Emprender se ha convertido en el último siglo en una apuesta de vida que cada vez gana más adeptos en las diferentes industrias, posicionando el emprendimiento como una de las mejores herramientas de transformación social, ambiental y política en el mundo. Emprender es proponer soluciones interesantes al mercado a partir de una visión personal con un objetivo colectivo y que conlleva un sin número de responsabilidades, disciplina, constancia y mucha visión. Además, en los últimos años el emprendimiento ha permitido construir negocios desde y hacia la sostenibilidad, permitiendo que las industrias tradicionales se transformen a través de nuevas formas de hacer.

Esto es interesante porque el 99% de las empresas formales latinoamericanas son mipymes y a nivel de empleo el 61% del empleo formal es generado por empresas de ese tamaño. Lo que significa queestas empresas son un actor muy importante para hablar de la transformación de las industrias hacia procesos más sostenibles. Es por esto que en este artículo queremos hablarte de algunas herramientas y habilidades blandas que si eres emprendedor, te ayudarán mucho en tu camino y seguro te motivará a seguir apostándole al crecimiento local y con sentido desde tus proyectos.

Un término que se ha venido conociendo como la fuente del éxito es el método Japonés IKIGAI, una apuesta que va más allá de los intereses económicos y contiene 4 pasos que tienes que seguir al tiempo, no pueden ser excluyentes: amar lo que haces, que lo que hagas lo hagas tan bien que ese sea tu diferencial, que te paguen por eso y que con lo que hagas impactes a alguien.

Aquí es importante tener claro que emprender es un campo de prueba y error, donde lo único que siempre tenemos seguro es la incertidumbre y el saber por qué hacemos lo que hacemos. Así lo evidencia Simon Sinerk en su libro “Start with Why”, donde habla de lo importante que es que las empresas se cuestionen el por qué existen y lo que hacen, ya que la gente no compra lo que haces sino el por qué lo haces.

Por otro lado, Lewis Howes en su libro The School of Greatness nos deja unas características sobre la mentalidad del emprendedor que todos deberíamos desarrollar:

  • Conectarse con el propósito de lo que queremos conseguir, saber a dónde queremos llegar y hacia dónde queremos ir, estar conscientes de lo que queremos lograr. La mañana es un gran espacio para conectarnos e implementar acciones que nos guíen hacia ese propósito.
  • Tener una visión clara de lo que queremos y lo que haremos para alcanzar los objetivos, trazar metas y herramientas que nos permitan lograrlo.
  • Convertir las adversidades en ventajas y posibilidades. Los errores son espacios de aprendizaje y siempre van a estar ahí y en lugar de limitarnos se deben convertir en un impulso para crear oportunidades. Cuando el talento y la visión encuentran un obstáculo y lo superan, es cuando verdaderamente crecemos.
  • Estar en un constante estado de gratitud. Por más pequeño que sea, agradecer nos genera felicidad y el autor explica, cómo detrás de esto hay una teoría científica, en la que el cerebro solo puede tener un sentimiento, por lo que cuando estás agradecido te sientes feliz, lo que permite que te alejes de otros sentimientos como la ansiedad y el miedo.
  • Ten mentalidad de campeón: esta característica hace referencia a poder creen en nosotros mismos y esto se puede crear de manera metódica, cumpliendo con nuestra palabra, con actividades y tareas hasta que esto se vuelva un hábito. Cuando vas cumpliendo tareas, por pequeñas que sean, vas creyendo más en ti mismo.
  • Perseverancia y persistencia: este es una característica fundamental, saber lidiar con la frustración es parte del emprendimiento, pero con una visión clara siempre de cuál es la motivación de seguir adelante.
  • Cuídate a ti mismo, antes que a los demás. En el libro Howes habla de por qué esta característica es tan común en los empresarios más reconocidos y las personas más exitosas; ellos le dan importancia a su cuerpo y su salud, porque si están en un nivel óptimo, claramente eso tendrá un efecto exponencial en sus negocios; si te sientes bien puedes generar valor y aportar. Come bien, ejercítate y duerme bien.
  • Desarrolla hábitos positivos: hacer to do list, ser organizados, levantarse antes de la jornada laboral para mentalizarse, hacer ejercicio y estar en sintonía, estudiar de forma constante, relacionarse y ampliar el networking es vital. Minimizar el consumo de tv y redes sociales y enfocar ese tiempo en otras actividades pueden aumentar la productividad y desarrollo personal.
  • Otra característica es la de compartir conocimiento y devolver todo eso que se ha aprendido de alguna forma.
  • Crear un equipo sólido para que la empresa trascienda y busca mentores y consultorías que te guíen y permitan ir más allá. Pregúntate siempre ¿de quién me estoy rodeando?
  • Da a los demás, devuelve lo que has recibido y ayuda a las personas a salir adelante, a medida que vayas desarrollando y creciendo comparte con los demás.

Esperamos que este artículo te haya motivado a elevar esos hábitos positivos y mentalidad que necesitas para emprender un proyecto, emprender con sentido es uno de los primeros pasos hacia la sostenibilidad.


------------

Daniela es administradora, apasionada por áreas de mercadeo en moda, lujo y diseño de producto. Tiene experiencia en mercadeo digital y sostenibilidad y actualmente desarrolla su emprendimiento de productos cosméticos a base de CBD.