Soy diseñadora de modas y cuando decidí estudiar diseño pensé genuinamente que planear correctamente una colección era cuestión de pura creatividad. A pocos días de empezar clases entendí que saber diseñar y crear una colección era un asunto de investigación, planificación, experimentación, estrategia y mucha inspiración y que cada paso es de suma importancia para el éxito de nuestro negocio. Ser curioso y creativo ayudan mucho, pero no es lo único; para crear una colección de forma correcta y responsable se requiere cumplir una serie de pasos antes de llegar al producto terminado y que influyen directa e indirectamente en el éxito de tu creación. Dicho éxito lo podemos medir de diferentes maneras dependiendo de nuestros objetivos, por eso es importante planear y tener un proyecto claro para poder cuantificar los resultados, ya sean económicos, sociales o personales.

A continuación, te explico paso a paso cómo hacerlo y si quieres ahondar más en el tema y hacerlo como todo un profesional, te recomiendo que ingreses aquí.


Inspiración

El primer paso para empezar a diseñar una colección es encontrar la inspiración. Sin duda, es la parte más divertida del proceso ya que el universo de posibilidades es infinito. Como en el arte, la inspiración puede venir de muchos lugares, puede ser un sentimiento, un paisaje, una experiencia, un objeto y hasta una persona y eso lo ha dejado muy claro Diana Gómez, creadora de la marca Lish, en el desarrollo de su curso sobre Moodboards, una herramienta que te permite dirigir la inspiración hacia una causa específica y así lograr que ésta se convierta en un tablero claro de lo que quieres crear. Lo importante es realizar una investigación detallada que nos permita desarrollar una colección llena de creatividad y valor.

La moda refleja los cambios en nuestra sociedad y en la búsqueda de inspiración es importante mantener los ojos abiertos y realizar investigaciones reales. Cosas tan simples como visitar exposiciones, tiendas y clubs e incluso observar a las personas en la calle nos ayudan a conectar con lo que está pasando. Leer periódicos, libros, revistas e incluso escuchar música son fuentes infinitas de inspiración. No hay un lugar más lleno de experiencias que la cotidianidad, lo cual nos ayuda también a entender las necesidades y los sueños de aquellos que queremos vestir. En mi opinión, una de las mejores formas de inspirarse es viajar, es la mejor forma de abrir los horizontes.


Moodboard

Es claro que somos seres visuales, por eso es importante tener herramientas que alimenten este sentido en particular. El moodboard es el alma de la colección, lo que nos da toda la información necesaria para poder empezar a diseñar y se define como una composición de elementos basados en el tema de inspiración, ya sean imágenes, texturas, colores, siluetas, materiales. La idea del moodboard es tener en un solo lugar todos los elementos que inspirarán la colección y que nos ayudará a determinar las constantes de diseño. En el curso de Moodboards increíbles te enseñamos cómo hacerlo, porque aunque suene muy fácil, se necesita una guía clara para que tanta inspiración no te agobie.


Constantes de diseño

Como nos dice Sue Jenkyn Jones en su libro diseño de moda, diseñar consiste en mezclar elementos conocidos con otros nuevos y emocionantes a fin de crear combinaciones frescas e innovadoras. Estos elementos de diseño se denominan principios o constantes de diseño y todas las colecciones deben tenerlas, ya que dan uniformidad y coherencia a la colección y sin ellas, podemos cometer el error de diseñar prendas que no reflejen nuestra inspiración, estén carentes de creatividad y valor.

Las principales constantes de diseño son:

- Silueta

- Línea

- Textura

Pero hay muchas otras como :

- Proporción

- Repetición

- Contraste

- Armonía

- Equilibrio, etc.

Por ejemplo:

Si tomamos la imagen anterior de referencia, una construcción arquitectónica puede tener como constante las siluetas estructuradas y geométricas con el uso de líneas rectas en cortes. Puede tener colores semejantes al cemento y telas planas para simular la materialidad de la construcción.


Esquema de la colección

Es importante antes de empezar a diseñar que se haga un esquema de colección. Para ello hay que determinar:

- Categoría de prendas: chaquetas, vestidos, pantalones, blusas, etc.

- Cantidades por categoría: cuantos diseños por categoría.

- Cantidad total de prendas de la colección.

Realizar un esquema de colección nos permite visualizar fácilmente nuestra colección y la idea principal es que sea una colección inteligentemente diseñada y con coherencia. Hay que diseñar colecciones donde las prendas puedan ser utilizadas y combinadas de diferentes maneras, como una especie de guardarropa y sin planificación, una colección puede terminar siendo desbalanceada. Imaginemos proponer una colección donde hay 10 chaquetas y sólo 1 blusa y 1 pantalón; claramente esto no tiene sentido y puede generar problemas más adelante en el proceso de producción y comercialización. Claro está que si tu idea es especializarte en un producto, entonces lo ideal será también encontrar variaciones en este.

Personalmente considero que el esquema de colección es más fácil realizarlo por looks y cada marca es libre de realizar el formato de esquema de colección que mejor se adapte a sus necesidades.

Continuamos con la segunda parte de este interesante artículo aquí