Continuamos con la segunda parte de los pasos que debes seguir para crear una colección. Si te perdiste la primera parte, puedes ingresar aquí

__________

En el artículo anterior, hablamos sobre la importancia de la inspiración y los moodboards como herramientas indispensable para lograr conceptualizar todas las fuentes de inspiración que encontremos.

Ahora, iremos más allá y nos centraremos en cosas que muchas marcas no tienen en cuenta. ¡Sigue leyendo!

Bocetos

Es el momento de darle rienda suelta a la imaginación. Aquí es cuando empezamos a diseñar todos esos looks inspirados en nuestro moodboard, tomando en cuenta las constantes de diseño determinadas con anterioridad.

Usualmente se realizan bocetos de los diseños sobre figurines de moda creando diferentes looks. La idea es crear tantos diseños como sea posible y desde mi experiencia puedo decirles que en algunos casos el primer look es ideal, pero en otros el último es el que resulta ganador. Es muy importante ir trabajando las ideas y aumentarlas, ya que a veces el diseño de una chaqueta puede dar nuevas ideas para otras prendas y así sucesivamente éstas se van materializando, eligiendo lo que va acorde a lo planeado y el resto puede guardarse para la colección siguiente.

Para el proceso de aprobación lo ideal es colocar todos los diseños a la vista e ir armando la colección. Quizás tenemos unos diseños que van a ser los más representativos como la portada de nuestra colección y los demás son complementarios, sin dejar de ser menos importantes. Cada prenda debe tener sentido, así que enfoquemos nuestros esfuerzos creativos en diseñar pensando en lo que va a sentir nuestro cliente al usar la o las prendas sin olvidar la funcionalidad y durabilidad.

La moda usualmente se divide en temporadas y funciona siguiendo un calendario y aunque el sistema moda que conocemos está cambiando, es importante determinar si las prendas que estamos diseñando responden a una estación climática; cuál es su ciclo de vida, el origen de los materiales e insumos, los procesos de producción (teñido, lavados, etc.), la calidad de la producción, la mano de obra y hasta como debería ser desechada.

Dibujos a plano y fichas técnicas

El papel aguanta todo. En nuestro contexto quiere decir que podemos diseñar cosas que se ven increíbles en papel, pero cuando se traslada a la realidad terminan siendo inviables. Por esto es tan importante el desarrollo de dibujos a plano y fichas técnicas y si tienes un equipo muy bueno puedes hacer las rutas de confección para tener más productividad, sino es bueno tratar de hacer muestras "en casa" sobretodo de los diseños más difíciles para probar su viabilidad.

El dibujo a plano como dice su propio nombre es la representación de la prenda diagramada en un plano con sus detalles técnicos. Así es posible ver la prenda desde arriba. Usualmente, los dibujos a plano son realizados a escala con el objetivo de tener una representación real de sus características.

Las fichas técnicas son plantillas donde está toda la información de la prenda diseñada, desde su dibujo a plano hasta todas las características de la prenda (medidas, textiles, insumos, requerimientos, etc.) en conjunto con las instrucciones de producción (tipo de costuras, insumos, tratamientos, etc.).

En las fichas técnicas podemos observar con claridad las medidas importantes para realizar el patrón exactamente como se diseñó. A su vez, todos los detalles de los materiales e insumos a utilizar. Entre más detallada sea la ficha, mucho mejor. Para la industria, este tipo de ficha es mucho más fácil de interpretar que un boceto y nos ahorra muchos reprocesos.

Cuadro de costos

La moda es un negocio y no todo es inspiración y creatividad. Existen muchos artistas talentosos que crean arte día a día, pero no saben cómo hacer rentable su negocio. Lamentablemente, esos artistas están condenados a fracasar si no logran realizar productos rentables que les permitan seguir creando.

Un cuadro de costos es una plantilla que se realiza para colocar cada uno de los costos de la prenda. Cada diseñador debe realizar su propia plantilla y ésta debe contener los costos fijos y los costos variables por referencia. De esta forma, podemos observar con claridad cuánto nos cuesta realizar cada una de las prendas de la colección.

Con los costos totales se determina el precio final de nuestro producto, tanto al por mayor (para tiendas y mayoristas) como al por menor o retail para nuestro cliente final.

Observar detenidamente un cuadro de costos nos puede ayudar en la toma de decisiones y quizás nos demos cuenta de que el costo de transporte o de nuestros botones es muy elevado o que podemos minimizar los márgenes en ciertas partes del proceso sin comprometer nuestra responsabilidad social y ambiental. Es realmente vital tener a la mano un cuadro de costos detallado y preciso.

Prototipos

Cada diseño de la colección debe tener su ficha técnica detallada para comenzar el proceso de prototipos.

La razón de realizar prototipos es disminuir la mayor cantidad de errores en el proceso de producción.

Nuestra creatividad no tiene límites y quizás podemos imaginar la prenda claramente en nuestra cabeza, pero no es lo mismo visualizarla en 2D (sobre papel) que en 3D (sobre un cuerpo humano).

El patronaje es el primer paso para realizar prototipos en moda y se realiza a través de un molde con capacidad de escalarse. Una vez esto listo, se procede al corte y armado de la prenda.

Usualmente, los prototipos se realizan en un material base temporal pero que corresponda o sea lo más cercano posible a las carácteristicas del material final (muselinas, lonas, lienzos) que pueda ser modificado, rayado y deconstruido sin problemas. La idea es modificar el prototipo hasta lograr el resultado final deseado.

Esquema de producción

El esquema de producción es el que nos permite determinar las cantidades que se van a producir por prenda.Como en el caso del esquema de colección, tener organizado un esquema de producción nos permitirá visualizar claramente las cantidades que se van a producir.

Este paso es clave para evitar la sobreproducción y sufrir exceso de stock que puede significar pérdidas para la marca. Las rebajas son la forma común de arreglarlo, pero eso significa que estos costos los estamos sobrecargando al planeta, lo cual es completamente innecesario.

Si eres una marca que ya tiene tiempo funcionando, la mejor forma de realizar el esquema es observando las ventas de meses anteriores. Puede ser que observes que la talla más vendida es la L y la menos vendida la S; o que tu prenda estrella son los vestidos y no los pantalones, con estos datos puedes empezar a planear estratégicamente tu esquema de producción.

Si eres una marca nueva, la mejor forma es realizar una producción pequeña y con pocas cantidades. Incluso considerar opciones como producir una sola talla de cada diseño que sirva de muestra y producir lo demás a pedido. Como ejemplo personal, decidí dejar de producir en cantidades y me enfoqué en producir un diseño en talla M (esto, porque sabía con antelación que era la talla que más se vendía) y ya si la cliente estaba interesada, se producía en su talla. La producción de la prenda no tardaba más de una semana y el tiempo era aceptado sin problemas por las clientas; de esta forma, logré disminuir completamente el stock de “no vendidos” y los costos extras al planeta.

Ojo! Siempre va a ser mejor tener el insumo disponible (telas, cremalleras, forros, etc.) que la prenda lista imposible de vender.

Las consecuencias negativas de malas decisiones por falta de planificar una producción no sólo nos afectan a nosotros como marca sino al medio ambiente (principalmente a éste). Hoy podemos observar las consecuencias devastadoras de la sobreproducción: montañas de ropa que terminan en vertederos, zonas con estrés hídrico, aumento del CO2 por la deslocalización, problemáticas de explotación laboral, deforestación para extracción de recursos y otra cantidad de situaciones que cada vez le cuestan más y más al planeta y por ende a [email protected] que lo habitamos.


Inventario

Cuando la producción es entregada es importante realizar el formato de inventario. Una marca no puede existir sin un inventario detallado de lo que tiene y lo que vende; esta herramienta nos da información detallada de cada prenda que tenemos en stock, su descripción, tallas disponibles y localización en caso de ser una marca con varios puntos de venta físicos.

Por ejemplo, si observamos que tenemos 10 pantalones amarillos en stock sin vender y observamos que los pantalones negros están agotados, podemos tomar decisiciones acertadas sobre qué producir y bajo qué estándares.

Linesheet

Como marca, nuestro objetivo es vender no solo a nuestro cliente final sino también al por mayor, ya sea en tiendas multimarca o en grandes almacenes. El linesheet es el formato que crea una marca para comercializar la colección, tiene información detallada de cada una de las prendas, generalmente incluye las telas, colores, estampados y el precio y se construye para facilitarle la elección al comprador.

Cada paso en la planificación de una colección es importante. Cada diseñador o marca debe conocer muy bien los pasos y adaptarlos a sus proyectos. Una marca de traje de baño no es igual a una marca de vestidos de novia. Son dos modelos diferentes, ambos necesitan de planificación para asegurar el éxito. Recordemos que aunque la moda esté llena de creatividad, sigue siendo un negocio y debemos procurar ser rentables y responsables para continuar vigentes en el mercado.

La industria de la moda está en un momento de reflexión y cambio y las consecuencias de producir grandes cantidades de prendas sin planificación están impactando negativamente a las personas y al planeta. Por eso debemos pensar de forma estratégica y vincular en cada decisión los impactos que podemos generar a nivel ambiental, social, cultural y económico para apostarle a la construcción de marcas sostenibles, creativas y éticas.