Estamos a solo unos días de dar inicio al Fashion Revolution Week, un evento al que se unen más de 60 países para alzar su voz frente a distintas situaciones indignas que ocurren en el backstage de la moda a nivel ambiental, social y cultural.

La industria de la moda está compuesta por distintos sectores de producción como la cosmética, la indumentaria y los accesorios, y a su vez, cada uno de ellos cuenta con una fase de suministro amplia que repercute directamente en el estado de la naturaleza y en la dignidad de hombres, mujeres y niños que a diario realizan distintas actividades dentro de ella.

La velocidad que hoy impera en los niveles de producción y consumo han logrado desestabilizar los ecosistemas naturales, agotar los recursos, generar grandes cantidades de contaminación y dióxido de carbono en la atmósfera y atentar contra la vida de sus trabajadores. El 23 de abril del 2013, colapsó una fábrica textil de 8 pisos ubicada en Bangladesh: 1138 personas murieron y más de 2500 personas quedaron heridas, mientras confeccionaban prendas para distintas marcas reconocidas a nivel mundial como Zara, Mango, El Corte Inglés, Inditex, Primark, H&M y otras, que durante años han vulnerado los derechos de sus trabajadores, ubicados principalmente en territorios de alta pobreza.

El desastre de Rana Plaza, se posicionó como un lamentable hecho no solo para el sector moda, sino para todo el mundo, pero a su vez permitió que lo invisible se hiciera visible y que a partir de allí los ojos se trasladaran no sólo a lo estético de la moda, sino a la forma en que se está haciendo, quién lo está haciendo y bajo qué condiciones.

Para que se hagan una idea, en este tipo de fábricas donde cerca del 80% de sus trabajadores son mujeres que laboran más 68 horas semanales, con sueldos por debajo de los 50€ al mes, sin prestaciones, ni servicio de salud, ni ningún tipo de derecho laboral. La mayoría trabaja bajo formatos de ilegalidad y hacinamiento, poniendo en riesgo su vida de forma cotidiana.

Y esto solo es una muestra de lo que ocurre en las fábricas, ahora deberían preguntarse, qué pasa en los cultivos de algodón, en las zonas de teñido, en las curtiembres, en los espacios de corte, en los talleres más pequeños…

Estos hechos dieron vida al movimiento global Fashion Revolution, donde trabajan en distintos territorios para visibilizar lo que ocurre en la industria y proponen distintos ejes de trabajo para revolucionar el sistema moda actual.

Ahora, con la situación del COVID 19 y la forma en que ha logrado acelerar procesos que ya venían gestándose en todos los sectores mercantiles, nos hemos dado cuenta de una nueva realidad en las fábricas textiles: despidos masivos, producciones canceladas, pagos atrasados y ninguna clase de responsabilidad por parte de los gobiernos y las marcas para hacer frente a las necesidades básicas de las personas que hacen parte de sus cadenas laborales. Debido a esto, este año, el Fashion Revolution Week, estará enfocado en 3 áreas: Derechos, Relaciones y Revolución; esto entendiendo que los derechos humanos y los derechos de la naturaleza están interconectados y se necesitan bases para hacer frente a ambos con transparencia, ética y responsabilidad.

Estos focos de trabajo nos permitirán abordar otras situaciones importantes en la moda relacionadas con la problemática de desechos y su repercusión en el ambiente y la salud humana, la sobreproducción y su impacto en las formas de trabajo actual, gestadas principalmente en países en vía de desarrollo, la desigualdad y explotación laboral que se vive en las cadenas de suministro del sistema moda y cómo desde diferentes ejes podemos cambiar el sistema, instar a los gobiernos para que hagan frente a estos temas y a las marcas para que de forma transparente nos cuenten cómo lo hacen y qué están haciendo para revolucionar la industria.


Ahora, ¿cómo ser parte?

Todes somos parte de esta revolución, por eso hay distintas formas de sumarnos y ser activistas desde nuestros propios canales de comunicación.

Es super importante que te agendes del 19 al 25 de abril y te unas a las agendas virtuales de tu país y ciudad actual, para que participes, preguntes y te actives en pro de una moda justa y consciente.

Aquí te damos una lista de otras cosas que puedes hacer:

  • Pregúntale a tus marcas favoritas ¿Quién hizo tu ropa?
  • Utiliza el hashtags #quienhizomiropa para mostrar quienes participan en este proceso y en qué condiciones lo están haciendo; #quehayenmiropa para saber qué composición hay en tu ropa y qué materiales se están utilizando y finalmente usa #fashrev_____ y el nombre de tu país, para generar conversaciones alrededor de marcas locales, incentivar buenos procesos y visibilizar aquellas prácticas que deben cambiar.
  • Participa de la agenda que han preparado distintas personas vinculadas a este movimiento. Busca la agenda de tu país aquí.
  • Puedes descargar los posters que cada país ha habilitado desde sus cuentas y así lograr una participación efectiva desde tus redes sociales.
Te dejamos la lista de eventos que se realizarán en Colombia, para que te agendes desde ya y si quieres conocer otras formas de participar, solo da clic aquí y listo.



¡Recuerda que esta es solo una semana, pero nuestro compromiso para revolucionar la industria debe ser TODOS los días!