No cabe la menor duda de que el 2020 será recordado por muchos motivos: desde la crisis sanitaria más importante de los últimos tiempos debido al Covid 19, hasta situaciones sociopolíticas y económicas de gran envergadura. Justamente el verano pasado cuando todos estábamos más atentos a lo que ocurría en el mundo, fuimos testigos de cómo la vida de un hombre afroamericano se esfumaba a merced de la brutalidad policial estadounidense. El asesinato de George Floyd, se sumó a otras muertes violentas, situaciones de racismo, violación de derechos humanos y hechos de discriminación racial que siguen perpetuándose en el país y que lograron transformarse en una sola voz que se escuchó a nivel mundial. Es en ese momento, a través de la masificación y el poder de viralización de las redes sociales, que muchos pudimos conocer el movimiento Black Lives Matter (BLM).

A un año de la muerte de Floyd, nos adentraremos a conocer el movimiento, su significado y su misión y veremos cómo ha servido en la industria de la moda, como un medio de activismo y protesta frente a los constantes episodios de racismo que la población negra sigue viviendo.


Un movimiento creado por mujeres

El movimiento BLM empezó con un hashtag.

#BlackLivesMatter fue co fundado por tres mujeres activistas de la comunidad negra en Estados Unidos: Patrisse Khan-Cullors, Alicia Garza y Opal Tometi. Quienes decidieron formar BLM después de que George Zimmerman, un hombre de ascendencia alemana y peruana, fuera absuelto de los cargos derivados de la muerte a tiros de Trayvon Martin, un adolescente negro desarmado, en Sanford Florida, en febrero de 2012. Zimmerman, había visto a Martin caminando en su vecindario y llamó a la policía porque pensó que Martin parecía "sospechoso". Aunque la policía le dijo a Zimmerman que no hiciera nada, él siguió a Martin, tuvo una discusión con él, le disparó y lo mató.

Zimmerman permaneció en libertad durante semanas después del tiroteo, pero finalmente fue acusado de asesinato en segundo grado y arrestado, luego de que se llevaran a cabo numerosas manifestaciones para exigir su procesamiento. En su juicio, más de un año después, Zimmerman afirmó que había actuado en defensa propia. Poco después fue absuelto y entonces surgió el movimiento BLM.

Según cuenta su cofundadora Patrisse Khan-Cullors cuando supo que Zimmerman había sido absuelto, “...mi cuerpo y mi espíritu entraron en acción. No podía imaginarme cómo en 2013 una persona blanca podía matar a un niño y no rendir cuentas. No quería que George Zimmerman fuera el punto final de la historia. No quería que su nombre fuera repetido una y otra vez por los medios de comunicación y por sus compañeros supremacistas blancos. Por eso, cuando vi la frase “Black Lives Matter” escrita por Alicia Garza en una carta de amor hacia los negros que redactó a raíz de la absolución de Zimmerman, decidí ponerle un hashtag. Alicia, Opal y yo creamos #BlackLivesMatter como una comunidad en línea para ayudar a combatir el racismo contra los negros en todo el mundo. Creíamos firmemente que nuestro movimiento, que luego se convertiría en una organización, necesitaba ser una voz que contribuyera a que los negros y nuestros aliados apoyaran el cambio de las condiciones materiales para los negros.

El movimiento BLM siguió tomando fuerza tras el asesinato policial de dos hombres afroamericanos desarmados, Eric Garner y Michael Brown. Garner murió luego de que un policía blanco lo “contuviera” con un estrangulamiento ilegal prolongado. Brown, fue asesinado a tiros, también por un policía blanco. Ninguno de los policías involucrados en sus muertes fueron procesados, ni acusados formalmente de un delito. A las manifestaciones del BLM se empezaron a unir otros nombres, otras muertes de afroamericanos a quienes la policía les arrebató la vida brutalmente. Sandra Bland, Philando Castile, Freddie Gray, Laquan McDonald, Tamir Rice, Walter Scott, Alton Sterling y Breonna Taylor, son solo algunos de los nombres que hoy se inscriben en un movimiento que nació, para ser escuchado.

En 2020, George Floyd, un hombre afroamericano desarmado, fue declarado muerto después de que un oficial de policía blanco de Minneapolis se arrodillara sobre su cuello durante varios minutos, a pesar de las repetidas protestas de Floyd de que no podía respirar. El video de los últimos minutos del suceso, se hizo viral rápidamente y provocó el rechazo de la mayoría de la población estadounidense, generando manifestaciones masivas en diversas ciudades de ese país y de todo el mundo. El asesinato de Floyd reflejó una historia de violencia reiterada que influyó en la opinión pública de país a favor del movimiento BLM, y al mismo tiempo, llamó la atención mundial sobre el problema de racismo arraigado que sigue existiendo en la sociedad.


Objetivos principales

Black Lives Matter Global Network Foundation, Inc. es una organización global en los Estados Unidos, Reino Unido y Canadá, cuya misión es erradicar la supremacía blanca y construir un poder local para intervenir en la violencia infligida a las comunidades negras por el estado y los cuerpos policiales, combatiendo y contrarrestando los actos de violencia, creando un espacio para la imaginación y la innovación de la población afrodescendiente.

Los activistas de BLM buscan llamar la atención sobre las formas injustas en que las personas afro son tratadas en la sociedad y cómo estas formas son perpetuadas y avaladas por instituciones, leyes y organismos gubernamentales. El movimiento ha luchado contra el racismo a través de medios como la acción política, campañas de redacción de cartas y protestas no violentas.

BLM, entre otras, busca combatir la brutalidad policial, la vigilancia excesiva de los vecindarios minoritarios y los abusos cometidos en las cárceles. Sus esfuerzos han incluido llamados para una mejor capacitación de la policía y una mayor responsabilidad por la mala conducta de estos. También piden una reducción en los presupuestos de los departamentos de policía, para invertir los fondos en servicios sociales comunitarios, como programas de salud mental y resolución de conflictos.

Los miembros de BLM que organizan y trabajan con gente común, ven y comprenden las brechas significativas que existen en los espacios de verdadero liderazgo y señalan que “los movimientos de liberación negra en este país (Estados Unidos) han creado espacios de liderazgo principalmente para hombres negros heterosexuales, cisgénero, dejando a las mujeres, las personas queer, transgénero y otros, fuera del movimiento o en un segundo plano. Como red, siempre hemos reconocido la necesidad de centrar el liderazgo de las mujeres y las personas queer y trans, para maximizar nuestro músculo de movimiento y ser intencionales en no replicar prácticas dañinas que han excluido a estos grupos de movimientos de liberación pasados.”


Influencia en la industria de la moda

Tras la muerte de George Floyd se desataron miles de protestas en Estados Unidos y en el mundo, tanto físicas como virtuales, haciéndose notorio el rechazo multitudinario a la discriminación racial, al accionar violento y transgresor de la policía y la vulneración del derecho más importante de cualquier ser: el de la vida. En redes sociales, el reproche tuvo alcances inimaginables (todos recordamos las publicaciones de un cuadrado negro en Instagram) y el mundo de la moda no dudó en demostrar su apoyo al movimiento BLM alzando la voz contra la discriminación racial a través de comunicados, recursos educativos y donaciones.

Una de las campañas y mensajes más significativos sin duda, fue el de la marca Nike que con el eslogan “For once, don’t do it”, se posicionó en contra de la violencia policial en Estados Unidos. Si bien es cierto que la marca lleva tiempo tomando una posición firme a través de sus campañas de marketing en apoyo a las personas que son atacadas por brutalidad policial (por ejemplo, trabajaron con Colin Kaepernick el ex mariscal de campo que protestó contra la brutalidad policial al "arrodillarse" durante el Himno Nacional en un juego), también es cierto, que muchos consumidores lo encontraron abusivo, no por el mensaje en sí, sino porque no veían con buenos ojos que una corporación se aprovechara de la situación para vender zapatos.

Marcas de lujo como Dior, Prada y Valentino enviaron contundentes mensajes dejando claro que no tolerarían ninguna forma de discriminación ni abogarían bajo ninguna circunstancia por la violencia. Esto resulta bastante interesante, si lo vemos más allá, dado que los directivos y la imagen en general de este tipo de marcas continúa siendo mayoritariamente blanca.

Por ejemplo, Prada en el 2018, fue duramente atacada tras hacer un llavero de la colección Pradamalia con un diseño de un mono que recordaban a Little Sambo, un personaje de un libro para niños con ilustraciones que se consideran abiertamente racistas. Prada emitió un comunicado disculpándose, eliminó el llavero de su sitio web y removió los productos de sus tiendas y exhibiciones para su venta.

La marca Celine también fue duramente criticada cuando publicó un mensaje en su perfil de Instagram apoyando al movimiento BLM y asegurando que se oponía “a todas las formas de discriminación y racismo”, sin que en su perfil apareciera ni una sola imagen de una modelo negra desde hacía más de un año.

Queda entonces cuestionarnos si las marcas toman acciones que contribuyan realmente a la inclusión o si solo lo hacen para obtener una buena imagen empresarial y en este sentido, hay que revisar a fondo cómo y desde qué perspectiva están contribuyendo realmente con el movimiento BLM.

Una marca que está aportando al movimiento es Brother Vellies de la diseñadora Aurora James, que ofrece accesorios de lujo que pretenden visibilizar la artesanía africana de manera ética, transparente y sin perder su vena de activismo. La diseñadora creó la plataforma 15% Pledge, que pone de manifiesto las desigualdades que sufren los afroamericanos a la hora de crear negocios propios e invita a los retailers a dedicar el 15% de su espacio en sus estantes y aparadores a empresas que tengan propietarios negros, buscando así la igualdad económica y la prosperidad para los futuros fundadores negros, estudiantes y personas negras en la fuerza laboral.

En febrero de 2021 el consejo que agrupa a los diseñadores de moda norteamericanos, CFDA, lanzó la iniciativa Impact que pretende crear oportunidades para comunidades históricamente subrepresentadas y sin apoyo en la moda. Su misión será identificar, conectar, apoyar y nutrir a los creativos y profesionales afroamericanos en la moda, promoviendo la moda estadounidense al incluir talentos diversos en cada faceta del ecosistema de la industria. Impact se inspiró por el movimiento BLM para tomar acción y crear un cambio sostenible contra la marginación social y económica de las personas negras y abordar un sistema que lleva décadas excluyendo a los afroamericanos de la industria, con la esperanza de crear un plan para que otras industrias lo sigan.

También en febrero se inauguró en la Semana de la Moda de Milán, el Black Lives Matter in Italian Fashion, un movimiento creado en 2020 que ayuda a los diseñadores negros que viven en Italia a realizar sus colecciones, dan tutorías y financiamientos como, por ejemplo, ponerlos en contacto con empresas textiles y de calzado que les otorgan descuentos. En el pasado, los diseñadores negros se limitaban a presentar sus creaciones durante la Afro Fashion Week, cuya primera edición fue organizada en Milán por Michelle Ngonmo en 2016, por lo que se ha visto un claro avance.

Podríamos seguir describiendo varios aciertos y desaciertos relacionados con la reacción de la industria derivada del movimiento BLM, pero cabe reflexionar en cómo la moda siendo una forma de expresión de diversas personalidades, razas y culturas, sigue siendo mayormente blanca, algo que tiene que cambiar para poder hablar de inclusión e igualdad. Continuamente se habla de cómo podemos ser activamente antirracistas o cómo podemos solidarizarnos con la comunidad afro, pero ¿en verdad se están tomando acciones para lograrlo?

Como menciona María Leache para la publicación Vein: la comunidad negra debe participar en las empresas de moda, incluyendo los altos cargos. Y no hablamos solo de grandes casas, también es importante que minoristas e inversores se comprometan a respaldar firmas creadas por afrodescendientes, bien sea facilitando la distribución de sus marcas o invirtiendo en ellas. Es el momento de que la moda acompañe sus manifiestos de solidaridad con acciones que ayuden a combatir el racismo de verdad.

La muerte de George Floyd abrió el debate sobre la raza, sobre cuestiones de privilegio blanco, sobre violencia policial y racismo en general en las diversas industrias, generando simpatía internacional por los sucesos ocurridos, porque de alguna u otra forma nos recordó que este tipo de violencia estaba -y está- ocurriendo en todo el mundo.

Por eso te pregunto ¿a ti te afectó de alguna u otra forma el movimiento BLM? ¿Has visto cambios concretos en escuelas o lugares de trabajo, y qué tan efectivos han sido? ¿BLM ha influido en tus prioridades para gastar tu tiempo y dinero? ¿Realmente te has “educado” respecto a este tema? ¿Cómo afecta el racismo en tu país y cómo crees que trascienda en el futuro?¿Qué hace tu marca para contrarrestar las situaciones de racismo a nivel interno y externo? ¿Tienes una marca incluyente y diversa?