LA MODA, UNA INDUSTRIA MÁS DIGITAL DE LO QUE PARECE

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp

Inteligencia artificial, hiperconectividad, big data, impresión 3D, hologramas, realidad aumentada, automatización, homeoffice, blockchain, live streaming, virtual customer service, social shopping... Ser digital puede ser todo eso y más.

El Covid 19 aceleró los procesos de digitalización en todo el mundo, y la moda no es ajena a estos cambios virtuales. La pregunta es ¿cómo digitalizamos lo que hacemos?

¡Aquí te lo contamos!

Este artículo es para Miembros Premium.

Para leer este artículo completo, debes ser parte de la Tribu.

La era digital avanzó a pasos agigantados en 2020. 

Según el informe de CEPAL  “Universalizar el acceso a las tecnologías digitales para enfrentar los efectos del COVID-19”, la cantidad de páginas web de empresas (sin desagregar por industria) sólo entre marzo y abril de 2020 se multiplicó por 8 en Colombia y México; entre el primer y segundo trimestre de 2020, el uso de soluciones de teletrabajo aumentó un 324% y la educación en línea, más del 60%. 

Para Paxzu, la agencia de marketing online con presencia en Colombia, México y Chile, la digitalización de las empresas en todos los sectores no da espera; sólo en Colombia durante el 2020, el sector moda y belleza reportó un crecimiento del 18% en ventas a través del comercio electrónico, para las empresas de DIY y manualidades el aumento fue del 20% y el sector de alimentos y cuidado personal, superó las expectativas con un  24%, convirtiéndose en el sector con mayor presencia online durante el año pasado.

Además, Paxzu aseguró que las redes sociales y los medios digitales se convirtieron en la forma de búsqueda más importante utilizada por los usuarios para encontrar marcas, productos y recomendados. El análisis de crecimiento del ecommerce realizado en Colombia, arrojó los siguientes datos:

  • Publicidad en redes sociales: 46% 
  • Buscadores: 41%
  • Voz a voz: 39% (sigue imperando la confianza transmitida entre clientes)
  • Comentarios en redes: 39%
  • Página web: 36%

De acuerdo al crecimiento de marketing digital, la plataforma HubSpot prevé que durante este año, las ventas del comercio electrónico alcanzarán los USD $4,5 billones a nivel mundial y afirmó, que según información recopilada de otras consultoras y observadores de ecommerce como Statista, Think with Google y Strategy Consultants, el 59% de los compradores encuestados durante el 2019, consideran las compras desde dispositivos móviles un factor importante para tomar decisiones de compra y hasta ese mismo año los dispositivos móviles (a excepción de las tablets) generaron casi la mitad del tráfico web mundial.

El aislamiento a causa de la pandemia se transformó en el acelerador para consolidar el ecommerce, los marketplaces, las plataformas de pago online y toda una serie de soluciones digitales y cada actor en la industria de la moda se unió  a la ola, como pudo. Y aunque  en América Latina y el Caribe los procesos de digitalización avanzan, según la CEPAL, lo hacen de manera desigual según países, regiones y estratos socioeconómicos. 

Más allá de lo anterior, la digitalización sigue avanzando y es un deber ser para aquellos negocios que desean sobrevivir en este contexto y para lograrlo, como  mínimo debes  tener algún canal de comunicación digital para existir. 

Veamos en qué está la industria de la moda

A nivel de marketing y comunicación, todas las empresas que hoy hacen parte de la industria se lanzaron de lleno a diferentes redes sociales como Instagram, Tick Tock, Pinterest y hasta Twitch, para convertirlas en el escenario ideal para alcanzar y conectar con personas en todo el planeta. El streaming en formato “live” de Instagram, las transmisiones en Youtube y Twitch, crecieron sustancialmente y siguen a la orden del día.

En este sentido, en el reporte El consumidor del futuro 2022 de WGSN sostiene que el formato on line llegó para quedarse en forma de desfiles, showrooms, eventos virtuales, virtual customer service (servicio de atención al cliente de manera virtual ya sea desde plataformas propias de la marca hasta desde una cuenta de whatsapp) y todo tipo de mejoras en la experiencia de compra.

Algunas ideas como los probadores de realidad aumentada presentados por la firma Rebeka Minkoff están orientadas a explorar al máximo la información del negocio y construir otras experiencias para el consumidor. Otras, como la tienda de realidad virtual para marcas sostenibles Pakcha, se han propuesto ser un espacio de encuentro entre diseñadores y consumidores donde confluyen tecnología y sustentabilidad en un espacio donde prima la ética, la información y el respeto.

Pero, ¿es eso digitalizar la industria de la moda?  me temo que no del todo, digamos que eso es solo la parte visible del iceberg.

Tal como señalaba Laureano Mon desde el Observatorio de Tendencias del INTI, en su charla el futuro de la Innovación, las marcas, sin importar su tamaño, deben entender que todas las innovaciones y tecnologías que componen el ámbito digital suben el estándar de expectativas de las personas. La moda está en un escenario crítico y los canales digitales terminan de expandirse y consolidarse mostrando capacidad no sólo para la venta y compra online sino para reaccionar a las limitaciones y adaptarse de forma creativa a los cambios que se inscriben en el mercado y que obligan a ofrecer experiencias distintas a los clientes cada día. 

Cuando hablamos de digitalización se abre un universo enorme de posibilidades que pueden incluir no sólo las comunicaciones y el comercio electrónico, sino muchos (e incluso todos) los procesos de la empresa y su cadena de valor. 

Veamos algunos ejemplos:

  • Herramientas de diseño digital en procesos creativos.
  • Vinculación máquina a máquina con los procesos de patronaje y corte. 
  • Impresión 3d de partes como avíos para prendas y accesorios de moda. 
  • Wearables.
  • Nuevos instrumentos financieros digitales como las criptomonedas, plataformas de pago online.
  • Herramientas para mejorar la trazabilidad de las prendas como los smart contracts, basados en tecnología blockchain y otras herramientas para realizar seguimiento del proceso productivo. 

Cuando hablamos de digitalización se abre un universo enorme de posibilidades que pueden incluir no sólo las comunicaciones y el comercio electrónico, sino muchos (e incluso todos) los procesos de la empresa y su cadena de valor.

La digitalización claramente incluye temas como tecnología, internet de las cosas (IoT), análisis de datos, inteligencia artificial (IA), comunicación, automatización y redes. 

Según un informe de Textiles Panamericanos, desde el 2018 se consideraba que la industria de la moda era una industria digital y uno de los aspectos más destacados es el uso de herramientas que permiten: recopilar y analizar grandes volúmenes de datos convirtiéndolos en inteligencia procesable, la apertura de canales de comunicación y colaboración entre equipos y la coordinación, optimización y automatización de procesos durante el ciclo de vida del producto.

A nivel gestión, por ejemplo, se pueden digitalizar e integrar múltiples procesos administrativos, operativos o productivos de la empresa, centralizando información de compras, producción, logística, finanzas, recursos humanos, marketing. Para ello existen en el mercado múltiples soluciones llamadas ERP (siglas de ‘Enterprise Resource Planning’ o ‘Planificación de Recursos Empresariales’) que además son escalables a medida que la empresa crece. Como también las herramientas que permiten gestionar la relación con los clientes llamadas CRM (Customer relationship management o Administración de las relaciones con los clientes). 

El análisis de grandes volúmenes de información o Big Data, la capacidad de aprender de las computadoras conocida como Inteligencia Artificial y la automatización de procesos, nos permite afirmar que las posibilidades de procesar información en la industria se han ido potenciando en los últimos años a gran escala.

La información proveniente de los dispositivos inteligentes conocidos como wearables (por ejemplo smartwatch) sumada a la información compartida por los usuarios en múltiples plataformas como marketplaces y redes sociales, sería humanamente imposible de procesar, sin embargo, hoy en día con la tecnología y el know how apropiado es posible y quienes lo aplican se convierten en nuevos referentes del mercado digital.

La digitalización claramente incluye temas como tecnología, internet de las cosas (IoT), análisis de datos, inteligencia artificial (IA), comunicación, automatización y redes.

Por ejemplo, se pueden predecir tendencias con cierto grado de confianza tal como lo hace la empresa WGSN y lo mejor, es que ya existen plataformas y software que permiten a las cadenas de moda recomendar nuevos productos a los usuarios y hasta personalizar la oferta de productos según los gustos del consumidor.

Las plataformas de comercio electrónico (como Mercado Libre, Amazon, etc.) son las que más están aprovechando estas posibilidades actualmente, optimizando al máximo la publicidad y la oferta de productos completamente alineada a los gustos y preferencias de los consumidores. Pero esta tecnología no es privativa de las grandes marcas, existen hoy varias plataformas que brindan información y estadísticas que pueden ser aprovechadas por las marcas sin importar su tamaño para mejorar la experiencia digital de sus colaboradores y de sus clientes.

Actualmente hay plataformas que ofrecen de modo gratuito (hasta cierta escala) herramientas para gestionar la comunicación con tus clientes, hacer seguimientos de pedidos, integrar recursos e información provenientes de distintas fuentes y automatizar ciertos procesos como el email marketing.

Las empresas deben encontrar formas que les permita conectar la tecnología con sus valores.

Como conclusión podemos decir que para aplicar con cierto grado de éxito algunas de las cuestiones nombradas anteriormente, no necesitas ser una gran empresa,  lo que primero necesitas es cambiar la  forma de pensar. Te invitamos a preguntarte 

  • ¿Cómo puedo mejorar la experiencia de compra integrando lo físico y lo digital? 
  • ¿Cómo puedo aprovechar la información que poseo para tomar mejores decisiones? 
  • ¿Cómo puedo sorprender al cliente en mis canales de venta? 
  • ¿Cómo puedo mejorar mis procesos internos?
  • ¿Cómo puedo ser más eficiente con la tecnología y herramientas a las que puedo acceder hoy? 
  • ¿Cómo elijo la mejor red social para mi empresa?

Al fin de cuentas, la digitalización de las empresas debe estar alineada a sus valores y deben encontrar formas que les permita conectar la tecnología, los procesos y las personas, solo así podrán  generar valor al negocio (reduciendo costos, optimizando procesos, mejorando la productividad del equipo, permitiendo abrir nuevos canales comerciales) y a sus clientes (permitiéndoles conectar con la marca desde la comodidad y seguridad de su hogar, agilizando la compra una vez que la eligieron) ofreciendo mejores experiencias de compra.

Parafraseando a Laureano Mon, ser digital por ser digital, por sí solo no se sostiene, sólo será perdurable si le aporta utilidad y valor a las personas y  para ello es necesario pensar cómo las personas quieren comprar y no como la marca quiere vender.

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te recomendamos:

Moda
Endrina Aponte Colina

HISTORIA DEL JEAN

Si hay una prenda de vestir que con seguridad podemos conseguir en casi todos los guardarropas del mundo, es un par de jeans.

Read More »
Categoria Restringida
Lesly

POST DE PRUEBA, MEMBRESIA

«Jesús» redirige aquí. Para otras acepciones, véase Jesús (desambiguación). Este artículo trata sobre Jesús de Nazaret como figura histórica. Para más información sobre Jesús desde

Read More »