Un diagnóstico bien realizado tiene que servirte para detectar, entre otras cosas, cuáles son las oportunidades que realmente estás en condiciones de aprovechar con tus capacidades y fortalezas actuales y cuáles son las habilidades y recursos que necesitas desarrollar o fortalecer dependiendo obviamente de tu visión y objetivos.

Como parte del diagnóstico puedes aplicar el Análisis de Ciclo de Vida en el desarrollo de tus productos con un enfoque de la cuna a la cuna, es decir, desde la extracción de las materias primas, hasta la disposición final del mismo, luego del uso para reinsertarse en el ciclo. Esta herramienta será la base para tener un diagnóstico con una mirada sistémica sobre la marca desde la etapa de diseño. Contemplando tanto los ciclos biológicos como los ciclos técnicos podemos analizar los procesos relacionados a los productos que ofrecemos y los impactos de toda la cadena de valor.

Ahora bien, como estamos hablando de economía circular y ya centrándonos en la marca, no debemos olvidar las premisas de la economía circular y plantearnos las siguientes preguntas: ¿nuestra propuesta elimina los residuos desde el diseño? ¿Estamos trabajando productos y materiales que puedan volver a la cadena productiva? ¿nuestro modelo de negocio y productos le apuestan a la regeneración de los sistemas naturales?

Si alguna de ellas es si, vamos por buen camino. Si es no, es hora de ponerse manos a la obra.

Para lograrlo, recopilamos algunas estrategias importantes que según las necesidades de la marca, pueden desarrollarse a pequeña y gran escala y empezar a transformar tu modelo de negocio para pasar de una economía lineal a una circular.

Solo nos queda una cosa más: por favor no te pierdas nuestro siguiente artículo, donde aprenderás 3 macro estrategias y algunos puntos específicos para que empieces de una vez.